fbpx

La importancia del inglés en los negocios

Por GeaSpeak Team | 2020-06-11

Sin lugar a dudas, hoy es casi un lugar común aludir a la importancia del inglés en los negocios, sobre todo en un mundo globalizado donde las conexiones comerciales, educativas, financieras y culturales cruzan los cinco continentes.

Sin embargo, esta afirmación nunca fue tan evidente como en este momento. Adoptar un modo común de expresión no es solamente una buena idea, sino una necesidad urgente cuando las distancias físicas y geográficas deben ser, de algún modo, compensadas con una comunicación fluida y permanente.

Para sobrevivir o prosperar en una economía global, las empresas deben superar las barreras lingüísticas y el inglés ha pasado a ser un territorio común.

1,75 mil millones de razones

 El inglés es la lengua hablada por alrededor de 1,75 mil millones de personas, esto es, una de cada cuatro personas en todo el mundo. Existen cerca de 385 millones de hablantes nativos en países como Australia y Estados Unidos y cerca de mil millones de hablantes que utilizan la lengua con fluidez en naciones que fueron colonizadas, como India y Nigeria. Sumado a esto, miles de millones de personas en todo el mundo lo han estudiado como segunda lengua y se estima que alrededor de 565 millones de usuarios lo utilizan en Internet.

El inglés es utilizado como lengua franca por numerosos políticos internacionales y organizaciones económicas, a la vez que funciona como modo de comunicación global en varias áreas de especialización, como la tecnología, el entretenimiento, la academia y, fundamentalmente, los negocios.

Este estado global actual no es meramente un efecto de la globalización de las últimas décadas, sino resultado de una interacción política, social e histórica de larga data.

La progresiva globalización del inglés

 Según British Council (2013), el inglés ha sido impulsado inicialmente por las clases militares, políticas, mercantiles y religiosas británicas a través de la colonización. Si bien la posición del Reino Unido durante los siglos XIX y principios del XX fue crucial para la expansión mundial del inglés debido a la Revolución Industrial, la compra de Luisiana en 1803 por parte de Estados Unidos le dio un impulso aún mayor a esta lengua en la historia moderna.

 Si a lo largo de la historia la tecnología fue un factor clave para su expansión, el surgimiento de Internet le ha permitido posicionarse como medio predominante de la comunicación global. Por otro lado, la tercerización y deslocalización de los procesos comerciales de las empresas multinacionales ha sido otro de los factores claves que instó a los hablantes no nativos a dominarlo.

 Si pertenece a una organización multinacional o está a cargo de una empresa que planea cruzar las fronteras del país, quizás sea el momento de considerar la necesidad de coordinar tareas y trabajar con clientes y socios de todo el mundo teniendo al inglés como el idioma oficial de los negocios, independientemente de dónde sea su sede.  

¿Por qué impulsar al inglés como estándar corporativo?

Para Tsedal Neeley (2012), existen tres razones principales:

  • La presión competitiva: sea para comprar o vender, es necesario comunicarse con una amplia gama de clientes, proveedores y otros socios comerciales. Si estos no comparten el idioma nativo, es posible que otras empresas ganen una ventaja competitiva, ya que las empresas que no idean una estrategia lingüística están limitando esencialmente sus oportunidades de crecimiento.
  • La globalización de tareas y recursos: las diferencias idiomáticas pueden generar un cortocircuito cuando los empleados dispersos geográficamente necesitan trabajar juntos. Sin un terreno común, la comunicación sufrirá. Una información de primera mano será vital para la eficiencia y la toma de decisiones.
  • La integración de fusiones y adquisiciones a través de las fronteras nacionales: estas negociaciones ya suelen ser bastante complicadas cuando todos hablan el mismo idioma. Y si no lo hacen, los matices se pierden fácilmente. La integración intercultural se obtura notablemente.

A estos motivos se podría agregar la necesidad de un conocimiento fluido del inglés para realizar una argumentación con la sensibilidad y plasticidad necesarias para convencer a un cliente, dar detalles de un producto o servicio, definir los términos de un contrato y lograr una venta. Otro factor importante es el tiempo: cuanto mejor nos comuniquemos, más rápida será la negociación.

 Si estos argumentos no son lo suficientemente convincentes para demostrar la necesidad de anglicanizar su negocio, simplemente intente iniciar una conversación o ampliar su lista de contactos en LinkedIn sin intermediación del inglés. En los próximos artículos, haremos referencia a otras particularidades de la negociación global y daremos algunos tips para reducir la brecha lingüística y cultural en el mercado internacional.